Cirugía y deporte: Aliados para lograr el mejor resultado estético




Hoy en día estamos viviendo una “revolución saludable”, en la que la práctica regular de ejercicio físico y la preocupación por la alimentación están presentes en todos los sectores de la sociedad. Esto obedece a una consciencia cada vez mayor de incorporar hábitos de vida saludables para conseguir un cuerpo más sano, pero también para “modificarlo” y así encontrarlo más atractivo.


Cada vez con más frecuencia, el abordaje hacia un cambio de imagen es combinado, pasa por utilizar tanto la cirugía y la medicina estética como el ejercicio físico y una alimentación equilibrada.


En muchas ocasiones encontramos en la práctica de fitness el mejor método para ayudarnos a bajar de peso, si bien una vez conseguido este objetivo, total o parcialmente, acabamos haciendo una liposucción para remodelar la figura, eliminando acúmulos grasos persistentes.


En otras ocasiones nos ayudamos del entrenamiento personal para acabar de remodelar esa silueta que ya hemos perfilado mediante cirugía.


También recurrimos a la cirugía para eliminar excesos cutáneos producidos tras pérdidas de peso evidentes, y combinamos ambos tratamientos para lograr tensar de nuevo músculos flácidos, como es el caso de los abdominales tras los embarazos.


Hay que recalcar que un tono muscular firme previene la flacidez y otorga una imagen saludable y un cuerpo compensado y atractivo sea cual sea el canón de belleza.



Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...