Los retos de la cirugía plástica y la medicina estética para 2017

 

 

El rejuvenecimiento facial y la remodelación corporal

 

Las tendencias actuales en el sector de la Cirugía Plástica y Medicina Estética van encaminadas hacia dos objetivos: el rejuvenecimiento facial y la remodelación corporal. Para alcanzar estos objetivos cada vez se demandan técnicas menos agresivas, con un tiempo de recuperación menor y con las mínimas secuelas. Para satisfacer estas demandas los profesionales médicos desarrollan cada vez más tratamientos.


Estudio de la piel
Es esencial analizar la piel antes de realizarse cualquier tratamiento tanto de cirugía plástica como de medicina estética. Así se conocerán las necesidades de la piel y se recomendará el mejor tratamiento. Los equipos de dermoanálisis permiten conocer el estado de los poros, del acné, de las alteraciones vasculares y de melanina, el grado de hidratación, etcétera. Con esta información se realiza un tratamiento adaptado a las necesidades del paciente.

Rejuvenecimiento facial
Hay varias técnicas novedosas mínimamente invasivas (técnicas MINI). En primer lugar, el láser lifting. El láser aplicado bajo la piel logra licuar los excesos de grasa (por ejemplo en la papada) y estimular la formación de colágeno y consiguiente efecto tensor en la piel de la cara y cuello.

 

Por otro lado está la radiofrecuencia profunda (Profound) que se aplica mediante finas agujas que se introducen en la dermis estimulando la formación de colágeno y elastina consiguiendo un estiramiento de la piel. Ambas intervenciones se realizan con anestesia local y de forma ambulatoria, con una rápida recuperación (48-72 horas).


También destaca entre los tratamientos revitalizantes contra el envejecimiento cutáneo, el PRX-T33. Un potente redensificador dérmico que aporta mucha hidratación y genera un efecto alisante en el tejido.

 

Por último, la lipotransferencia es sin duda una de las técnicas con más proyección de futuro en el ámbito del rejuvenecimiento facial. Las inyecciones de grasa obtenida por ejemplo del abdomen y procesada adecuadamente, son la técnica más segura y fiable para dar más proyección a los pómulos, suavizar surcos y arrugas o simplemente para dar mayor tersura y luminosidad a la piel de la cara. Posible gracias a la gran cantidad de factores de crecimiento que la grasa contiene. El avance en este campo es sin duda uno de los mayores retos para los profesionales.
 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Please reload